Francisco: “Arauco tiene una pena”

Reconocimiento al pueblo mapuche pero sin violencias, pidió el papa en Temuco.

Saludando en mapudungun y citando los versos de Violeta Parra, el papa Francisco inició su homilía en la misa celebrada en Temuco: “Arauco tiene una pena / Que no la puedo callar,/ Son injusticias de siglos / Que todos ven aplicar”. Luego con una oración especial rindió homenaje a los caídos en este aeródromo de Maquehue, lugar que en la dictadura fue ocupado para la detención y tortura de prisioneros políticos.

En lo central de su homilía Francisco habló de modo sencillo sobre el reconocimiento a la diversidad cultural y la necesidad de construir la unidad. “La unidad que nuestros pueblos necesitan -dijo- es que nos escuchemos pero sobre todo que nos reconozcamos (…) lo que nos introduce en el camino de la solidaridad como forma de construir la historia”.

Continuó señalando que todos “nos necesitamos para evitar la deforestación de la esperanza. Por eso pedimos, Señor, haznos artesanos de unidad”, proclamó.

Señaló que hay dos formas de violencia que amenazan dicha unidad.

Por un lado están “los bellos acuerdos que nunca llegan a concretarse y que terminan borrando con el codo lo que se ha escrito con la mano”. Al respecto, afirmó: “esto también es violencia porque frustra la esperanza”.

La segunda arma que no construye unidad, dijo, es atentar contra la vida humana.

“Una cultura del reconocimiento mutuo no puede cobrar vidas humanas. No se puede requerir reconocimiento aniquilando al otro porque esto lo único que despierta es más violencia. La violencia termina volviendo mentirosa la causa más justa”, afirmó.

Por eso, añadió: ¡No! a ninguna de las violencias. No nos cansemos de buscar el diálogo para la unidad”, porque “estamos llamado al  ‘bien vivir’ como lo recuerda la sabiduría mapuche, que es un anhelo hondo que resuena como canto en toda la creación”.

El papa concluyó su homilía dejando dos largos minutos para la oración, lo que fue acompañado por un impresionante silencio de la multitud reunida en el lugar, proveniente de todo el sur de Chile.

APN